La importancia de las comisiones bancarias para recuperar la rentabilidad

comisiones

Es un hecho ampliamente conocido que la banca europea en general y la española en particular tienen desde hace años un problema de baja rentabilidad por la combinación de diversos factores: las exigencias regulatorias (más capital que es caro de captar, exigencias de provisiones, etc.), el escenario de tipos de interés muy reducidos que presiona a la baja el margen de intermediación, la competencia tanto bancaria como no bancaria (banca en la sombra, fintech y bigtech), etc. Por si fuera poco, a este escenario ya de por sí complicado se une el impacto de la crisis de la COVID-19, que ya ha provocado que la cuenta de resultados agregada del sector bancario español se haya teñido de rojo en el primer semestre de 2020.

Con una previsión de caída del PIB este año del 11,1% en el escenario central según el Banco de España(similares a las previsiones hechas por el ORFIN en este informe),y con una recuperación del nivel previo al inicio de la pandemia que se retrasa en ese escenario a mediados de 2023, es seguro que aumentarán las pérdidas por deterioro de los activos, lastrando con ello la cuenta de resultados. De momento la tasa de morosidad no ha aumentado(se sitúa en el 4,6% en septiembre), pero como consecuencia de las medidas aprobadas para amortiguar el impacto de la crisis (como las moratorias, los avales del ICO o la “relajación” en materia de reconocimiento del deterioro de los activos).Para mayor información sobre las medidas aprobadas por el sector bancario durante esta pandemia, consultar la web: La banca frente al coronavirus.

Con la colaboración de:

  • Juan Fernández de Guevara es profesor de la Universidad de Valencia e investigador asociado del IVIE.
  • Joaquín Maudos es catedrático de economía de la Universidad de Valencia, director adjunto del Ivie y colaborador del CUNEF.

 

Descargar informe